Viajar es importante

2021-10-29 0 Comments

Hay diferentes maneras de pensar en los viajes. Para algunos, es una forma de pasar las vacaciones; para otros, un derroche inútil de dinero; para otros, una auténtica pasión. Viaja cada vez más a menudo. A menudo la gente dice que viajar no es importante y que además es caro y da miedo. No estamos de acuerdo. Para todos aquellos que dudan si viajar o no, ofrecemos argumentos convincentes a favor de lo primero y disipamos los estereotipos.

 

Viajar es importante

Una vez que se empieza a viajar es imposible parar. Así lo confirman los diversos relatos de los viajeros. No es solo aventura y ampliación de horizontes, los viajes cambian la vida a mejor.

  1. es mejor ver una vez

Parece que en el siglo XXI todo se puede encontrar en Internet sin levantarse del sofá. No hace falta ir al otro extremo del mundo, basta con encender el televisor o abrir Internet. Y sin embargo. No hay nada como experimentar tus propios sentimientos y emociones personales. Puedes hojear un libro de arte o mirar los cuadros del Prado. Puedes ver el Discovery Channel o ir en un barco con ballenas. Puedes hacer fotos en Instagram de globos aerostáticos en Capadocia o ver el amanecer desde una cesta a gran altura. ¿Qué le parece visitar los lugares de sus libros y películas favoritas? Norte Dame, la casa de Carrie Bradshaw, Hobbiton, las playas de Río, la calurosa Roma, un parque temático de Harry Potter… seguro que todo el mundo tiene una lista de sitios sagrados que visitar. Los libros, las películas, las historias de los amigos… todo son experiencias e impresiones de otras personas, es mejor verlo por uno mismo y formarse una opinión propia.

  1. Obtener nuevos conocimientos

Viajar es una forma de formarse: no puedes irte sin aprender más. Para conocer la historia de una ciudad, visite los museos: de historia, de pintura, de escultura, de arqueología… una lista para todos los gustos. ¿Aprender una lengua extranjera? Ve y practícalo. Si eres tímido, empieza por lo más pequeño: conversaciones con dependientes de tiendas, camareros de cafeterías, etc. Si se aloja mediante couchserfing o compartiendo habitación en un albergue, es inevitable socializar. Un par de semanas de práctica activa dará mejores resultados que meses solo con un libro de texto.

Intenta ver cómo está configurado tu ámbito profesional en otros países. Los ojos frescos y las nuevas ideas serán útiles en tu trabajo: inspírate en todas las fuentes posibles. Un cambio de escenario ayuda a restablecer la mente, a despejar la cabeza de pensamientos redundantes y a ver las cosas familiares desde una nueva perspectiva.

  1. Mejorar la calidad de vida

Viajar nos da la oportunidad de conocer cómo vive la gente de otros países y recoger algunas experiencias positivas. Desde las pequeñas cosas de la vida, como las flores en las ventanas y la clasificación de los residuos, hasta los estilos de vida. Todo lo que vemos no pasa: absorbemos lo mejor y lo llevamos a nuestra vida. Tal vez empieces a hacer footing en el parque, o te guste el surf, o te encuentres esquiando. ¿Quién sabe, tal vez el interior de un hotel le dé una idea para su casa? La calidad de vida se compone de pequeñas cosas, y al añadir nuevos elementos, sólo se beneficiará.

Tal vez un día, un país que te gusta totoloque cambias de residencia – incluso un paso tan grande y serio comienza con los viajes. 

  1. Amplía tus horizontes

Cuando te encuentres en un nuevo entorno, no te aferres a los viejos hábitos. Dejando a un lado los prejuicios y los estereotipos, hay que estar abierto a lo nuevo y a lo desconocido. Quizá adoras la comida mexicana, pero la pizza de tu cafetería favorita no es ni la mitad de buena que en Italia. Una cosa es segura, no lo sabrás hasta que lo pruebes. Salir más con la gente y superar tus propios límites.

Si tiene hijos, viaje con ellos: son curiosos y están abiertos a todo lo nuevo. Desde pequeños sabrán lo grande que es el mundo y las posibilidades que tiene. Les resultará más fácil conectar con la gente y adaptarse a las nuevas circunstancias.

  1. Recuerdos para toda la vida

Fotos enmarcadas, recuerdos de todo el mundo y, sobre todo, miles de historias que nunca se cansarán de compartir. Mientras que no se puede ir de vacaciones escribiendo sobre la compra de un coche hace 10 años, las historias de encontrar el amanecer en las montañas, los animales salvajes en la sabana, la conquista de un volcán, la caza de la aurora boreal o perderse en el laberinto de calles de una ciudad antigua nunca se desvanecerán. Cuando viajas, consigues una máquina del tiempo personal y te teletransportas en ella. Cierra los ojos y te encuentras en cualquier parte del mundo. Las cosas se rompen, las cosas se pierden, las cosas no se quieren, los recuerdos durarán toda la vida.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *