Viajar no es caro

2021-11-23 0 Comments

Viajar no es caro

Uno de los principales argumentos para no viajar es el coste. Muchas personas creen que viajar es caro, por lo que no van a ningún sitio. El coste de los viajes se compone de dos elementos principales: el viaje hasta el destino y los gastos en el mismo. Siempre hay formas de reducir el presupuesto de los viajes o, en algunos casos, incluso se puede viajar gratis.

  1. billetes

Hay muchas maneras de encontrar vuelos baratos. Desde buscar con antelación (varios meses antes del viaje) y elegir aerolíneas de bajo coste, hasta componer itinerarios con un vuelo a una ciudad cercana.  Los vuelos con conexión suelen ser más baratos que los directos, y con una escala larga puede tener tiempo para ver la ciudad.

Esté atento a la venta de entradas: si actúa con rapidez, puede conseguir muy buenas ofertas.

A menudo es más barato comprar un paquete turístico que planificar tu propio viaje.

No se olvide del tren: sus billetes suelen ser más baratos que los del avión. Puede llegar, por ejemplo, a Vilnius o Riga, y desde allí puede utilizar otros medios de transporte.

Otra opción es el autobús. No es un medio muy cómodo para viajar largas distancias, pero el precio cubre todas las desventajas.

Si tienes coche y tiempo, considéralo como una opción. Los costes de la gasolina suelen ser más bajos que los de la compra de billetes, especialmente cuando se viaja en grupo.

  1. Alojamiento

Busque alojamiento con mucha antelación: las buenas opciones suelen agotarse rápidamente. Conozca las opciones de reserva. Los albergues, en lugar de los hoteles, pueden ayudarte a ahorrar dinero y, además, disponen de habitaciones para 2-4 personas.

A menudo, alquilar una habitación o un piso no es más barato que un hotel. Esto es especialmente cierto para las empresas.

Los campings son una buena solución durante el verano. Relevante para las personas que viajan en coche.

  1. Posadas

Lo más conveniente es vivir en el centro de la ciudad y no utilizar el transporte público. Sin embargo, no siempre es la opción más rentable. Cuando elijas un lugar para vivir lejos del centro de la ciudad, intenta hacer una estimación previa de cuánto dinero vas a gastar en transporte.

Si se desplaza de una ciudad a otra, comprar los billetes por Internet con antelación es una buena manera de ahorrar dinero. Los billetes de grupo también suelen ser más baratos (por ejemplo, en Alemania).

Alquiler de coches. Reserve un coche con antelación, viaje con un máximo de cuatro personas y busque un alojamiento con aparcamiento gratuito.

  1. Alimentación.

Las atracciones turísticas siempre cobran precios elevados y dejan mucho que desear en términos de cal.ad. No comas en la primera cafetería que veas: pide consejo a los lugareños (en el hotel o el albergue) y lee las reseñas. Los días laborables puedes pedir una comida de negocios y así ahorrar dinero.

Elija un alojamiento con cocina. Comprar comida en un supermercado y cocinar uno mismo puede reducir considerablemente el presupuesto del viaje.

  1. Elegir un destino

Existe la percepción de que viajar al extranjero es caro. Esto es cierto sólo en parte: depende de lo que se compare. Los billetes de Moscú a Kamchatka tienen un precio comparable al de los billetes a EE.UU., y el descanso en el mar en Sochi no resulta casi más caro que, por ejemplo, en Croacia. Hay otros ejemplos: las montañas del Cáucaso son tan bellas como los Alpes, pero son más baratas, y la naturaleza de Carelia no es diferente de la de Finlandia.

Un viaje de fin de semana también es un viaje. Averigüe qué atracciones hay en las cercanías: ciudades, parques naturales, casonas, museos, etc. En primer lugar, un cambio de escenario es importante. Un lugar hermoso, una compañía alegre, una tienda de campaña y sentarse junto al fuego: ¿qué no es un viaje?

 

Viajar no da miedo

Estás solo en una ciudad extraña, no entiendes el idioma local y no sabes a dónde ir. ¿Suena como un mal sueño? Calmémonos y analicemos la situación en orden.

El miedo a lo desconocido es comprensible: es mucho más seguro en un entorno familiar donde todo es conocido. Pero este miedo no debe ser un obstáculo para viajar, sino todo lo contrario: debe transformarse en una pasión por aprender cosas nuevas. Si nunca has viajado por tu cuenta, no hagas tu primer viaje a las tierras salvajes de Asia o África. Proceda de lo simple a lo complejo.

  1. Por dónde empezar

Para empezar, intenta comprar un viaje preestablecido, pero no a Turquía con todo incluido, sino a Europa, como la República Checa, Italia o España. Le llevarán al hotel, le darán la información necesaria y, ya sobre el terreno, podrá explorar los alrededores por su cuenta. Comprobará que el transporte público está bien desarrollado, que los museos tienen audioguías y que los cafés tienen menús en inglés.

¿No sabe ningún idioma extranjero? Empiece por los lugares en los que le entenderán en ruso. En Tallin, Riga o los centros turísticos de Montenegro, podrás comunicarte en tu lengua materna mientras adquieres habilidades para viajar por tu cuenta. O las opciones son aún más sencillas: Georgia, Armenia, Azerbaiyán.

  1. ¿Qué sigue?

El siguiente paso es comprar los billetes y buscar los hoteles por tu cuenta. No intente tener en cuenta todos los trucos de la economía la primera vez: es fácil confundirse ante la abundancia de información nueva. Elija una o dos ciudades importantes, busque alojamiento en el centro y aprenda a desplazarse entre ellas. Lo más importante en esta etapa es comprender que puedes planificar tu propio viaje y que no te confundirás una vez que estés en un lugar nuevo. Toda experiencia se adquiere gradualmente, ningún viajero activo nace así: son años de prueba y error.

Con el tiempo, aprendes a encontrar billetes y hoteles baratos, aprendes los trucos de la reserva de coches, puedes averiguar de un vistazo los esquemas del transporte público en París o Nueva York. Todo lo que necesitas es tiempo, energía y paciencia.

  1. Preparando

No descuides la preparación de tu viaje. Aprenda de antemano cómo llegar al hotel, dónde y a qué tipo de cambio cambiar la moneda, marque en un mapa las atracciones que le interesan, instale una aplicación móvil útil. Lea las guías y los informes de viaje; así, una vez allí, estará bien informado y tendrá más tiempo para conocer el país que para mirar los mapas.

Mucha gente se siente intimidada por los requisitos de visado. No hay nada que temer. Sólo tienes que estudiar detenidamente la lista de documentos en la página web oficial de la embajada o del centro de solicitud de visados y prepararlo todo de forma estricta.

  1. Seguridad

No te olvides de la seguridad y del cumplimiento de las precauciones mínimas. E incluso si te quedas en un país extranjero sin dinero ni documentos, siempre hay una salida.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *